Actualidad y videopruebas niw.es

Trucos que funcionan para contrarrestar la subida de los combustibles

Trucos que funcionan para contrarrestar la subida de los combustibles

Hay que hacer casi un ejercicio heroico para no caer en el desánimo cada vez que pasas por una gasolinera (aunque no te toque repostar todavía) y te encuentras con que el precio de los carburantes supera los 2 euros. Pero hay algo peor que este desánimo, y es que nos acabemos acostumbrando a ello.
Ante semejante carestía de los combustibles se nos ofrece una disyuntiva entre dejar un presupuesto mayor de nuestro sueldo para la gasolina o utilizar menos el coche. Hoy queremos ponernos en el primer caso, el de quien no puede renunciar a usarlo porque ni puede teletrabajar ni tiene otra forma de acudir al trabajo. Y queremos hacer un repaso de todos esos pequeños detalles que, sumados, hacen que tu coche consuma más de lo que debería.
Queremos mostrártelo poniéndote el ejemplo de un Renault Mégane blue dCi de 2020, un coche de 115 CV cuyo depósito nos cuesta hoy día llenar unos 95 euros (¡quién nos lo hubiese dicho hace un par de años!). Pongamos también el caso de que, por una serie de circunstancias, nuestro consumo está bastante por encima de lo que homologa la marca del rombo, que en este caso son 4,6 litros a los 100 km. Vamos a pensar que se nos va hasta los 5,9 litros/100 km y no hemos reparado bien en el porqué de este consumo.
Pues bien, vamos a hacer un repaso de aquello que hace gastar más a nuestro coche y quizá no hemos tenido en cuenta.

Quita las barras del techo

Pexels.

Muchos colocan las barras transversales en el techo porque sobre ellas llevan en vacaciones un cofre o bien unas bicis (o esquís cuando llega la temporada). Y es habitual que muchos de estos conductores se acuerden de retirar el cofre o el portabicis, pero dejen las barras transversales bien por pereza o por falta de espacio en el lugar de sus vacaciones.
Debido a cómo ‘rompen’ la aerodinámica del coche, estas barras pueden suponer un incremento del gasto de combustible de 0,5 l/100 km si estamos circulando por carretera o autovía. Es decir, que nuestro Mégane diésel podría bajar de los 5,9 l/100 km a los 5,4 solo con que nos tomáramos la molestia de quitarlas una vez que no las estamos usando.

Las ventanillas, mejor arriba

Pexels.

Bajar las ventanillas ahora que el aire acondicionado o el climatizador son algo común (al menos en los coches con pocos años) es otro gran error. Hay conductores que todavía llevan una de las ventanillas parcialmente bajadas en autovía quizá porque están aprovechando para fumar. Conducir con la ventanilla del conductor bajada a más de 80 km/h puede provocar que nuestro consumo medio se eleve 0,2 l/100 km, así que en el mejor de los casos (no siempre vamos con la ventanilla bajada) podríamos restar esta cifra a los 5,4, por lo que nos quedaríamos en 5,2 l/100 km.
En su lugar, el climatizador conviene ponerlo a 23 o 24 grados, para que no consuma mucha energía. Y sí que puede ser buena idea bajar la ventanilla pero solo si estamos rodando por ciudad a velocidades muy bajas.

Deja en casa lo que no necesites

Pexels.

Quizá tengas la costumbre de llevar siempre en el coche una caja de herramientas, o unas sillas plegables, o una nevera portátil en los que introducir los hielos que compres a última hora. Hay incluso quien utiliza el maletero de su coche como si fuera una especie de pequeño trastero. Y todo puede tener su utilidad, pero el consumo de un coche puede subir del orden de un 5% por cada 100 kg de peso extra que tenga que llevar. Vamos a suponer que en nuestro Mégane, que ya nos está consumiendo 5,2 l/100 tras quitar las barras transversales del techo y circular siempre con las ventanillas subidas, le quitamos una caja de herramientas y otros ‘trastos’ que sumen 20 kg. Haciendo caso a este cálculo, el consumo podría bajar hasta cerca de 5,1 l/100.

Los neumáticos, a su presión correcta

Pexels.

De las ruedas nos acordamos muchas veces para mirar el estado de la banda de rodadura. En ocasiones, la presión es algo que ni comprobamos, más allá de observar si una nos parece a simple vista que va más baja, detalle que certificamos dándole una patada para ver cómo está de blanda. Pero esto es un error porque a menudo la pérdida de presión no es evidente a la vista y a tacto pero sí la nota el coche, que tiene que soportar el contacto de una mayor anchura del neumático.
Llevar los neumáticos con baja presión puede incrementar el consumo del coche hasta en 0,5 l/100 km. Quizá esto sea en un caso extremo en el que los cuatro neumáticos han perdido presión de forma considerable. Sin duda es mucho más normal que sean uno o dos los neumáticos que están por debajo de la presión recomendada y que la pérdida no es demasiado acusada. Aun así, alguna décima te pueden subir en el consumo medio, así que vamos a restarla a la cifra que estamos alcanzando para quedarnos en 5,0.

Otros trucos

Como ves, te hemos propuesto medidas para que tu coche esté mejor preparado para combatir el alza de los precios de los combustibles. Pero tú también puedes hacer mucho por lo que respecta a tu forma de conducir: no estirar las marchas, anticiparte levantando el pie del acelerador en lugar de frenar con brusquedad, usar el freno motor, llevar una velocidad uniforme, no dejar mucho rato el motor al ralentí…

Compartir noticia

La guinda del nuevo Kia Sportage Anterior
Siguiente La ZBE 'trampa' de Madrid: 40.000 multas en un mes
Ver coches por marca:
Abarth
Alfa Romeo
Aston Martin
Audi
Bentley
BMW
Cadillac
Citroen
Cupra
Dacia
DFSK
Drexel
DS
Ferrari
Fiat
Ford
Honda
Hyundai
Infiniti
Jaguar
Jeep
Kia
Land Rover
Lexus
Mahindra
Maserati
Mazda
Mercedes-Benz
MINI
Mitsubishi
Nissan
Opel
Peugeot
Porsche
Renault
Seat
Skoda
Smart
SsangYong
Subaru
Suzuki
Tesla
Toyota
Volkswagen
Volvo
Noticias relacionadas
Recibir noticias