Actualidad y videopruebas niw.es

Renault Kangoo: su gran novedad se llama «Ábrete Sésamo»

Renault Kangoo: su gran novedad se llama «Ábrete Sésamo»

El Renault Kangoo siempre ha sido un modelo innovador; estrenó la puerta lateral corredera, una solución que pronto copiaron el resto de fabricantes para ofrecer un acceso más cómodo a los pasajeros y una carga más sencilla del equipaje. Ahora, el detalle más diferenciador que estrena el nuevo Renault Kangoo furgón (de la versión Combi de pasajeros nada se sabe por ahora) es una doble puerta lateral en el lado derecho a la que han llamado ‘Ábrete Sésamo’.
La gran novedad consiste en una puerta del pasajero que se puede abrir 90 grados y una corredera justo detrás, entre las cuales no hay pilar de carrocería. El acceso lateral abierto para que introduzcamos la carga es de 1.446 mm (el mayor de su segmento con diferencia), y entre zona de pasajeros y de carga tenemos una mampara cuyo lado derecho es rotatorio. Si plegamos el asiento del copiloto hacia delante y giramos esta mampara para aprovechar todo el espacio interior de la Kangoo, nos queda una superficie plana de carga de 3,05 metros.

Renault.

El nuevo modelo se ofrece con dos, tres o cinco plazas, bien con carrocería de longitud estándar (4,486 m) o alargada (4,910 m). En el primero la capacidad de carga varía entre los 3,3 y los 3,9 metros cúbicos, mientras que en el más largo el volumen se amplía a 4,2-4,9 metros cúbicos en función de la configuración de asientos elegida.

Cuidando la seguridad

Puerta del pasajero y puerta corredera se pueden abrir y cerrar en cualquier orden, y un detalle primordial es que la ausencia del pilar en la carrocería se compensa con aceros de alta resistencia montados en la estructura de estas dos puertas, de forma que en caso de impacto por el lado derecho la resistencia debe ser al menos similar a la de un Kangoo de puertas convencionales.
Otro detalle innovador es lo que en la firma del rombo han denominado Easy Inside Rack, una especie de baca interior para que llevemos objetos largos (escaleras, tuberías…) de hasta 2,5 metros de largo en la parte superior del espacio de carga, por supuesto con las correspondientes fijaciones para que los objetos no se muevan. Las ventajas en este caso son sobre todo dos: por un lado esta carga no empeora el coeficiente aerodinámico del coche ni provoca ruidos aerodinámicos porque va dentro. Y por otro, contribuye a llevar esta carga de manera más discreta y segura ante posibles robos.

Renault.

Respecto al motor, de nuevo diseño, conducir un Kangoo eléctrico supone ahora que la potencia se ha elevado desde los 60 CV del modelo previo a los 120 CV del actual y que el par motor pasa de 225 a 245 Nm. No ha crecido mucho la velocidad máxima, que pasa de 130 a 135 km/h, pero sí de forma radical la aceleración, que ha pasado de 20,6 a 11,6 segundos en el paso de 0 a 100.
De forma pareja, la batería también ha crecido de los 33 kWh a los 45 kWh, lo que supone que de forma oficial un Kangoo E-Tech puede hacer ahora 300 km sin enchufarse, cuando antes el rango máximo era de 230 km. Y, cómo no, también se ha aprovechado para actualizar la potencia de recarga, que de 7 kW ha pasado a 11 kW y, de forma opcional, a 22 kW en corriente alterna y de 80 kW en corriente continua. Así, con este último podríamos regenerar lo suficiente para hacer 170 km en solo 30 minutos. Si conectamos el Kangoo a un wallbox de 11 kW podemos pasar del 15% al 100% en 3h 50′ (4h 30′ para el 0-100%), y si quisiéramos cargarlo por completo estando sin carga en un enchufe doméstico tardaríamos 26 horas.

Renault.

También es novedad un sistema de bomba de calor asociada al cargador de 22 kW que capta el aire exterior para ayudarse a climatizar el interior sin necesidad de encender una resistencia eléctrica, lo que supondría un mayor consumo eléctrico. Y para los más frioleros también viene equipado en opción con asientos y volante calefactables, así como con un parabrisas térmico para evitar peligrosos empañamientos.

Tres modos de retención

Además, la posibilidad de pasar a un modo B (más regenerativo) como a alternativa al D se ha ampliado ahora con tres grados de retención posibles. En el primero (B1) casi no hay regeneración y la retención es inapreciable al levantar el pie del acelerador. En el modo 2 (B2) hay más, aunque las diferencias con el B1 son muy poco apreciables. Y en el más cuidadoso con las baterías (B3) la recarga sí es bastante más evidente.
Para cambiar estos modos no hay levas, así que tenemos que mover la palanca hacia la derecha y moverla hacia delante (liberar retención) o hacia atrás (aumentarla) como lo hacemos en un coche de cambio secuencial.

Renault.

Hemos probado el coche con un peso añadido de 150 kg en la zona de carga y el empuje es el adecuado, con adelantamientos menos enérgicos que los que tendríamos en un ZOE pero en cualquier caso suficientes para lo que uno espera de un comercial de pequeño tamaño. Y también resulta importante que sea cómodo el asiento del copiloto, lo que no era fácil teniendo en cuenta que, debido a su sistema de plegado, no se puede regular ni siquiera en inclinación de la banqueta.
Si el conductor viaja solo, el acceso a la guantera es muy más cómodo gracias a que esta se abre como un cajón, que en Renault llaman Easy Life. Ofrece 7 litros de capacidad, que es más de lo que se suele encontrar en una guantera convencional, y su gran apertura facilita que encontremos lo que allí hemos guardado en un momento.
Una pantalla poco apaisada hace las veces del espejo central, ya que la doble puerta posterior sin ventanillas impide la visibilidad. Pero cada vez que engranamos la marcha atrás es otra cámara, esta vez con proyección en la pantalla de infoentretenimiento de 8″, la que ofrece una imagen en la que vemos el parachoques trasero de nuestro Kangoo para controlar mejor las distancias al aparcar.

Renault.

Hay dos sistemas multimedia disponibles, uno Radio Connect con DAB y otro Renault Easy Link que puede incluir el navegador de forma opcional, pero que en cualquier caso se puede activar por voz y permite la conexión mediante Android Auto y Apple CarPlay.
Por lo que toca a la estética, los cambios más evidentes de la versión eléctrica respecto a las térmicas (de gasolina y diésel) están en la parrilla delantera, con molduras cromadas específicas y un emblema de Renault tras el que se esconde la toma de corriente.

Desde 40.112 euros

Los precios del Kangoo E-Tech con IVA, pero sin contar con las ayudas a la compra de un coche eléctrico, se quedan en 40.112 euros para la versión básica. A este precio hay que añadirle que carece del sistema ‘Ábrete Sésamo’, que sale por 1.645 euros.

Renault.

Junto a esta novedad, Renault también está de estreno con su furgón Master E-Tech, que ahora incorpora una batería de 52 kWh con la que puede alcanzar los 200 km de autonomía. Se le ha dotado de un sistema de frenada regenerativa para alimentar las baterías con frenadas e inercias, y puede incorporar un cargador de 7,4 kW monofásico (carga hasta el 80% en 5 horas) u otro de 22 kW. El Master E-TEch solo se ofrece con un motor de 76 CV y su carrocería incluye tres posibilidades de longitud, tres de altura, además de versiones chasis cabina.
Los precios del Renault Master E-Tech todavía no se han dado a conocer.

Compartir noticia

Casi la mitad de los conductores reconoce que no respeta los límites de velocidad Anterior
Siguiente La DGT detalla los cortes de tráfico durante la Cumbre de la OTAN
Ver coches por marca:
Abarth
Alfa Romeo
Aston Martin
Audi
Bentley
BMW
Cadillac
Citroen
Cupra
Dacia
DFSK
Drexel
DS
Ferrari
Fiat
Ford
Honda
Hyundai
Infiniti
Jaguar
Jeep
Kia
Land Rover
Lexus
Mahindra
Maserati
Mazda
Mercedes-Benz
MINI
Mitsubishi
Nissan
Opel
Peugeot
Porsche
Renault
Seat
Skoda
Smart
SsangYong
Subaru
Suzuki
Tesla
Toyota
Volkswagen
Volvo
Noticias relacionadas
Recibir noticias