Actualidad y videopruebas niw.es

Prueba del Skoda Karoq 1.0 TSI Ambition: un buen comienzo

Prueba del Skoda Karoq 1.0 TSI Ambition: un buen comienzo

Casi sin darnos cuenta, en el escaso periodo de tres años, Skoda ha pasado de apenas contar con el Yeti en su oferta SUV a abrir un abanico que incluya modelos en todos los segmentos: el Kodiaq para los más familiares, el Karoq como modelo más práctico y el recién llegado Kamiq para competir en niveles de precio más competitivos.

Nuestro protagonista será una versión a medio camino entre los dos últimos: el modelo básico del Karoq, impulsado por el motor 1.0 TSI de gasolina de 115 CV con un nivel de acabado Ambition. Su precio: 19.100 euros (con campaña y financiación), bastante razonable para un coche de un tamaño funcional (4,38 metros) y unos 3.400 euros superior al del Kamiq con esta misma combinación de motor y equipamiento.

Respecto a éste, el Karoq ya se puede considerar un coche plenamente familiar. Su maletero de 521 litros, con ser una muy buena cifra, lo es mejor si la ponemos en relación con el espacio para las plazas traseras, absolutamente desahogado incluso para adultos de buena estatura.

Pasajeros de talla media (1,75 el que firma estas líneas) van sobradas de espacio para las piernas, tanto que podríamos cruzarlas sin que las rodillas lleguen siquiera a rozar el respaldo delantero. Bien es cierto que la plaza central trasera no es muy cómoda, pero está más lograda que en otros modelos ya que ni el respaldo ni el asiento son tan duros ni el túnel central tan alto.

Con semejante espacio de piernas y maletero, no es necesaria la banqueta trasera deslizante. Eso sí, los respaldos traseros se pueden plegar con facilidad dejando un piso bastante plano por si alguna vez tenemos que cargar algún objeto voluminoso.

¿Son suficientes 115 caballos?

Las dudas con esta versión pueden venir por considerar que su motor gasolina de solo un litro de cilindrada y tres cilindros (apoyados, eso sí, por un turbo) pueda quedarse corto de potencia. Los 115 caballos no son una cifra que impresione, y menos en relación con la ‘corpulencia’ del coche. Las cosas como son.

Sin embargo, su rendimiento durante la prueba ha sido más que interesante. En condiciones normales (todas salvo un viaje con todo el aforo completo y el maletero muy cargado), el Karoq se moverá con solvencia pero, sobre todo, con muchísima suavidad.

Solo si nos descuidamos un poco con el gas podemos tener algo de falta de bajos. Echaremos de menos más potencia en las subidas y a plena carga, pero poco más. Si no somos de los que exprimimos al máximo el coche, no hay pega por potencia aunque nosotros siempre somos partidarios de ir ‘sobrados’ para no pasar apuros sobre todo en adelantamientos.

El cambio manual de seis marchas tiene el tacto correcto de todos los Skoda y el par del propulsor es suficiente para recuperar incluso en marchas largas. En autovía te pide pronto la sexta, pero luego la mueve bien si la pendiente es plana, con lo que se le saca mucho partido en viajes largos.

Hemos hecho bastantes kilómetros con él, tanto en recorridos urbanos con mezcla de ciudad y autovías interurbanas y también en largos desplazamientos en autopista. Los consumos son más que razonables para la talla del coche. En ningún momento pasamos de los 7 litros en conducción totalmente normal (sin exprimir al máximo, simplemente al ritmo del tráfico) y lo normal es que nos movamos en torno a los 6 litros, que está bastante bien para un SUV compacto. La autonomía es muy buena, por encima de los 600 kilómetros.

Su comportamiento dinámico es, por resumirlo en dos adjetivos, solvente y agradable. Bien es cierto que hablamos de la versión de acceso, con una combinación de llanta y neumático más ‘normal’ que las unidades habituales de prensa, sobrecargadas de equipamiento. Con su llanta 16 de serie nos ha encantado sobre todo por el confort que consigue siempre independientemente de la calidad del firme.

Las suspensiones están muy bien equilibradas para conseguir, además, un tacto suficientemente preciso en curva. El Karoq es un coche muy noble y fácil de conducir, no nos pondrá en ningún apuro. Y se disfruta también a alto ritmo (siempre teniendo en cuenta que hablamos de un SUV). Y si nos vamos al campo, al no ser especialmente duro, también podremos salir airosos, aunque la altura libre no es especialmente destacada y si vamos a afrontar rutas de cierta exigencia hay que ser cuidadosos.

El acabado Ambition en el Karoq, pese a ser básico, contempla prácticamente todo lo que vamos a necesitar en el día a día: control y limitador de velocidad, Front Assist con frenada de emergencia en ciudad, sensor de parking y cámara traseros, espejos eléctrico calefactables y plegables, climatizador bizona, luces automáticas, sensor de lluvia, guantera refrigerada, pantalla táctil de 20,3 cm (sin navegador) y llantas de 16″.

Nada mal para llamarse ‘básico’ y, de hecho, no se echa en falta nada de lo estrictamente necesario. Sí, sabemos que puede equipar un cuadro de relojes digital, modos de conducción (opción interesante si vamos a hacer mucho campo al incluirse un programa off road sencillo, pero bastante resolutivo)… pero podríamos pasar sin ellos. De hecho, para nosotros con haber añadido la rueda de repuesto de tamaño normal hubiese sido suficiente.

Por suerte, si somos algo caprichosos los extras tienen unos precios bastante razonables (el más caro es el navegador Columbus con la pantalla táctil más grande disponible -de 9″- que cuesta 1.350 euros) e incluso hay paquetes de equipamiento desde 630 euros.

Su precio, 19.100 euros, un precio que incluye descuento y financiación con las condiciones que ofrece Skoda (el precio de lista es de 24.700 €). Eso le pone en una buena situación competitiva con su competencia (cada vez más numerosa, por cierto): es algo más caro que el Fiat 500X, el Hyundai Kona o el Jeep Renegade y es algo más barato que el Volkswagen T-Roc, el Honda HR-V o el Seat Ateca.

Compartir noticia

Etiquetas:
Skoda Skoda Karoq SUV
Al volante del Seat Arona: la ciudad es su terreno Anterior
Siguiente Primera prueba del Toyota Yaris Hybrid 2020: para la ciudad y algo más
Ver coches por marca:
Abarth
Alfa Romeo
Aston Martin
Audi
Bentley
BMW
Cadillac
Citroen
Cupra
Dacia
DFSK
Drexel
DS
Ferrari
Fiat
Ford
Honda
Hyundai
Infiniti
Jaguar
Jeep
Kia
Land Rover
Lexus
Mahindra
Maserati
Mazda
Mercedes-Benz
MINI
Mitsubishi
Nissan
Opel
Peugeot
Porsche
Renault
Seat
Skoda
Smart
SsangYong
Subaru
Suzuki
Tesla
Toyota
Volkswagen
Volvo
Noticias relacionadas
Recibir noticias