Actualidad y videopruebas niw.es

Fiat Panda EcoHybrid

Fiat Panda EcoHybrid

Fiat y la electrificación eran dos polos distantes hasta hace un tiempo. Mientras muchas marcas ampliaban las hojas de su catálogo en clave eléctrica, la marca italiana se resistía a pasar página. Pero el 2020 llegó con su límite de 95 gramos por kilómetro de CO2 para cambiarlo todo.

Después vino la crisis de coronavirus y todos esos datos quedaron al margen. Antes de que Italia se convirtiera en uno de los países más afectados por el virus, acogió en diferido y a puerta cerrada la renovación de un icono como el 500, pero en forma de eléctrico. Una presentación que estaba pensada para el Salón de Ginebra, cancelado y traslado a una dimensión digital por culpa del virus que lo concentra todo estos días.

Antes de este bautismo 100% eléctrico, que fue interpretado como un cambio de era, la enseña presentó su prólogo electrificado en forma de Fiat 500 y Panda microhíbridos. Dos versiones con un sustento eléctrico para sus dos modelos de más volumen. Pudimos conducir el segundo en la última prueba hecha antes del confinamiento. Ya que estos días las carreteras sólo han de usarse para los desplazamientos esenciales, algo que nos hemos grabado a fuego. Para colmo, la unidad probada tenía matrícula italiana. Eran días en los que el país transalpino ya tomaba medidas extremas para contener la pandemia mientras en España todavía se mantenía un estado de calma tensa.

Cuando el orden se restablezca, el Fiat Panda Hybrid será una alternativa ideal para la ciudad y para salir de ella. Como siempre ha sido un Panda, un vehículo para todo, un todoterreno de bolsillo que ahora tiene un plus ecológico. Equipa un sistema de propulsión formado por un motor atmosférico Firefly de gasolina de 1.0 litros, tres cilindros y 70 caballos que se combina con una red eléctrica de 12 voltios, una batería de iones de litio y un motor de arranque-generador denominado BSG.

Alcanza una velocidad máxima de 155 km/h y homologa un consumo mixto de 5,4 l/100 kilómetros, difícil de alcanzar en condiciones reales, en las que nos quedamos entre los 6 y los 6,5 litros a los 100 kilómetros. Este motor se asocia con un cambio manual de seis velocidades y la tracción es delantera.

El sistema microhíbrido le concede la pegatina ECO de la DGT. Un pasaporte para desplazarse por el centro de las grandes ciudades. Pero, ¿en qué circunstancias actúa? El sustento eléctrico de 3,6 kW no mueve el coche por sí solo en ningún momento. Tampoco se recarga con alimentación externa sino que es el propio conductor el que gestiona una barra de carga indicada con el término ‘City’ . Se activa con un botón homónimo que tiene un logo de un volante. La batería se carga y descarga con frecuencia, siendo un recurso flexible. Gracias al mismo el motor se puede apagar cuando se circula por debajo de los 30 km/h.

Es una especie de circulación a vela ‘manual’ que se ve reflejado en el cuadro de mandos con una ‘N’ de neutro. La podemos activar poniendo en punto muerto el vehículo cuando nos acercamos a un semáforo en rojo. Funciona de modo parecido a un ‘Start & Stop’. El BSG pone en marcha el conjunto después de este efecto. La microhibridación también actúa como soporte extra cuando se acelera. Es algo que se agradece en los repechos y en los adelantamientos y un aporte del que carecía el equivalente de 1.2 litros de gasolina y 59 caballos.

Con respecto a este, las emisiones de CO2 son un 29% inferiores hasta los 122 gramos de CO2 en ciclo WLTP, aún lejos del cifra mágica de los 95. En cuanto a la dinámica del vehículo, al situarse el sistema de propulsión lo más bajo posible, el vehículo tiene un correcto comportamiento. Sobre todo en vías interurbanas. Además, lo hacen sin subir en exceso el nivel de decibelios. El aporte eléctrico hace del Panda Hybrid una buena alternativa para las zonas de tráfico urbano. Es ágil y gracias a la mayor altura de la postura de conducción se divisa mejor la ruta tomada.

Más allá de este corazón híbrido, el Fiat Panda Hybrid es un vehículo pintón en su exterior. La unidad probada pertenecía a la edición Launch Edition (edición de lanzamiento). Se hace notar con un logo específico en el pilar B y en el portón trasero. El color empleado es el Verde Rugiada, un tono marino que, según la mara, recuerda a la lluvia cayendo sobre la hierba.

Más allá de las metáforas es un tono que le sienta bien a este mecano que monta unas llantas de 15 pulgadas con detalles en blanco. El diseño campero Cross dota al Panda de un parachoques y protector de bajo específicos para superar obstáculos. En el interior, el mismo color en el exterior y mucho plástico, como ya es habitual en los vehículos de la marca.

https://tpc.googlesyndication.com/safeframe/1-0-37/html/container.html

Fiat y la electrificación eran dos polos distantes hasta hace un tiempo. Mientras muchas marcas ampliaban las hojas de su catálogo en clave eléctrica, la marca italiana se resistía a pasar página. Pero el 2020 llegó con su límite de 95 gramos por kilómetro de CO2 para cambiarlo todo.

Después vino la crisis de coronavirus y todos esos datos quedaron al margen. Antes de que Italia se convirtiera en uno de los países más afectados por el virus, acogió en diferido y a puerta cerrada la renovación de un icono como el 500, pero en forma de eléctrico. Una presentación que estaba pensada para el Salón de Ginebra, cancelado y traslado a una dimensión digital por culpa del virus que lo concentra todo estos días.   PUBLICIDAD Ads by Teads

Antes de este bautismo 100% eléctrico, que fue interpretado como un cambio de era, la enseña presentó su prólogo electrificado en forma de Fiat 500 y Panda microhíbridos. Dos versiones con un sustento eléctrico para sus dos modelos de más volumen. Pudimos conducir el segundo en la última prueba hecha antes del confinamiento. Ya que estos días las carreteras sólo han de usarse para los desplazamientos esenciales, algo que nos hemos grabado a fuego. Para colmo, la unidad probada tenía matrícula italiana. Eran días en los que el país transalpino ya tomaba medidas extremas para contener la pandemia mientras en España todavía se mantenía un estado de calma tensa.

Cuando el orden se restablezca, el Fiat Panda Hybrid será una alternativa ideal para la ciudad y para salir de ella. Como siempre ha sido un Panda, un vehículo para todo, un todoterreno de bolsillo que ahora tiene un plus ecológico. Equipa un sistema de propulsión formado por un motor atmosférico Firefly de gasolina de 1.0 litros, tres cilindros y 70 caballos que se combina con una red eléctrica de 12 voltios, una batería de iones de litio y un motor de arranque-generador denominado BSG.

Alcanza una velocidad máxima de 155 km/h y homologa un consumo mixto de 5,4 l/100 kilómetros, difícil de alcanzar en condiciones reales, en las que nos quedamos entre los 6 y los 6,5 litros a los 100 kilómetros. Este motor se asocia con un cambio manual de seis velocidades y la tracción es delantera.

El sistema microhíbrido le concede la pegatina ECO de la DGT. Un pasaporte para desplazarse por el centro de las grandes ciudades. Pero, ¿en qué circunstancias actúa? El sustento eléctrico de 3,6 kW no mueve el coche por sí solo en ningún momento. Tampoco se recarga con alimentación externa sino que es el propio conductor el que gestiona una barra de carga indicada con el término ‘City’ . Se activa con un botón homónimo que tiene un logo de un volante. La batería se carga y descarga con frecuencia, siendo un recurso flexible. Gracias al mismo el motor se puede apagar cuando se circula por debajo de los 30 km/h.

Es una especie de circulación a vela ‘manual’ que se ve reflejado en el cuadro de mandos con una ‘N’ de neutro. La podemos activar poniendo en punto muerto el vehículo cuando nos acercamos a un semáforo en rojo. Funciona de modo parecido a un ‘Start & Stop’. El BSG pone en marcha el conjunto después de este efecto. La microhibridación también actúa como soporte extra cuando se acelera. Es algo que se agradece en los repechos y en los adelantamientos y un aporte del que carecía el equivalente de 1.2 litros de gasolina y 59 caballos.

Con respecto a este, las emisiones de CO2 son un 29% inferiores hasta los 122 gramos de CO2 en ciclo WLTP, aún lejos del cifra mágica de los 95. En cuanto a la dinámica del vehículo, al situarse el sistema de propulsión lo más bajo posible, el vehículo tiene un correcto comportamiento. Sobre todo en vías interurbanas. Además, lo hacen sin subir en exceso el nivel de decibelios. El aporte eléctrico hace del Panda Hybrid una buena alternativa para las zonas de tráfico urbano. Es ágil y gracias a la mayor altura de la postura de conducción se divisa mejor la ruta tomada.

Más allá de este corazón híbrido, el Fiat Panda Hybrid es un vehículo pintón en su exterior. La unidad probada pertenecía a la edición Launch Edition (edición de lanzamiento). Se hace notar con un logo específico en el pilar B y en el portón trasero. El color empleado es el Verde Rugiada, un tono marino que, según la mara, recuerda a la lluvia cayendo sobre la hierba.

Más allá de las metáforas es un tono que le sienta bien a este mecano que monta unas llantas de 15 pulgadas con detalles en blanco. El diseño campero Cross dota al Panda de un parachoques y protector de bajo específicos para superar obstáculos. En el interior, el mismo color en el exterior y mucho plástico, como ya es habitual en los vehículos de la marca.

Mientras que la filosofía del 500 es más elitista, el Panda es espartano en el equipamiento. No tiene ningún tipo de pantalla para el infoentretenimiento. Todo se encomienda al móvil para el que tiene un soporte que en ocasiones no fija bien los dispositivos. Se ajusta con una rosca y tiene una toma USB justo debajo, la única del vehículo. Los asientos delanteros están hechos con una fibra denominada Sequal Yarn.

Es un material reciclado que en parte se obtiene de los plásticos que se recogen en el entorno marino. Aunque el reposacabezas es realmente duro. En las plazas traseras pueden viajar dos adultos de 1,80 metros. El espacio interior es bueno, como habitualmente lo ha sido en los Panda, un vehículo de culto que incluso tiene un raid. Tiene un maletero de 225 litros.

El nuevo Fiat Panda Hybrid está disponible con una gama conformada por tres niveles de equipamiento, denominados CityCross, Trussardi y la ya comentada Launch Edition. De serie vienen elementos como el sistema de sonido, USB, Bluetooth, cierre con mando, ordenador de viaje, aire acondicionado o elevalunas eléctricos delanteros. El cuadro tiene una apariencia antigua y se reduce a lo mínimo, con datos de la batería, información sobre la radio y poco más.

En el acabado Trussardi añade además climatizador automático, elevalunas eléctricos en las cuatro puertas, tapicería y alfombrillas específicos, llantas de aleación pintadas de color negro o vinilos exteriores.

Compartir noticia

Etiquetas:
Fiat Fiat Panda Fiat Panda EcoHybrid Utilitario
Nissan GT-R 50 Italdesign: un 'Godzilla' más potente y exclusivo Anterior
Siguiente Range Rover Velar SVAutobiography Dynamic Edition: más potencia y elegancia
Ver coches por marca:
Abarth
Alfa Romeo
Aston Martin
Audi
Bentley
BMW
Cadillac
Citroen
Cupra
Dacia
DFSK
Drexel
DS
Ferrari
Fiat
Ford
Honda
Hyundai
Infiniti
Jaguar
Jeep
Kia
Land Rover
Lexus
Mahindra
Maserati
Mazda
Mercedes-Benz
MINI
Mitsubishi
Nissan
Opel
Peugeot
Porsche
Renault
Seat
Skoda
Smart
SsangYong
Subaru
Suzuki
Tesla
Toyota
Volkswagen
Volvo
Noticias relacionadas
Recibir noticias