Actualidad y videopruebas niw.es

BMW Serie 4 Cabrio: más emocionante en su nueva generación

BMW Serie 4 Cabrio: más emocionante en su nueva generación

BMW no podía abandonar la tradición de los cabrios derivados de sus berlinas. Mantenida sin interrupción desde que hace 35 años apareciera el primer Serie 3 Cabrio. Ahora es el Serie 4 (versión coupé de la berlina Serie 3) el que ‘desmelena’ su techo en una nueva variante que deja al volante muy buenas sensaciones. Pero empecemos por el principio…
El nuevo Serie 4 Cabrio mide 4,768 mm de longitud (128 mm más que su antecesor), 1.852 mm de ancho (27 mm más que la anterior versión) y 1.384 mm de alto. Sus rasgos más característicos ya los conocíamos del Serie 4 coupé. Entre ellos destacan sobre todo los enormes riñones de su parrilla del radiador, que descienden hasta más debajo de la placa de matrícula.
Sin embargo muchos se sorprenderán de que esta nueva variante incluya techo de lona, cuando el anterior Serie 4 Cabrio llevaba techo rígido plegable. Si habláramos de cualquier fabricante diríamos que este cambio se debe a que el nuevo elemento de tela (negro, pero en plata antracita como opción y desplegable en 18 segundos a una velocidad de hasta 50 km/h) es un 40% más ligero, lo que redunda en un menor consumo.

Más allá de ese cambio

Incluso que el maletero ha crecido hasta los 385 litros con el techo puesto y 300 con éste retirado (370 y 220 litros antes)… Pero hablamos de BMW y sus representantes mencionaron el dinamismo como primera razón cuando les preguntamos por este cambio. Y es lógico, primero por la ventaja que supone en peso y segundo porque permite que el centro de gravedad esté ahora 21 mm más bajo.
Más allá de este cambio, el nuevo Cabrio ostenta llantas de 17″ en su configuración básica (hay también de 18 y 19″) y luces full Led. Aunque estas pueden dejar su lugar a unas ópticas Led con luz láser que, una vez superados los 60 km/h, ofrece un haz de luz de hasta 550 metros y es capaz de seguir el curso de la carretera de forma dinámica.

Lo agradeceremos en verano

No hay apenas novedades en cuanto al interior si conoces el Serie 4 Coupé. Lo más llamativo lo agradecerán aquellos que quieran conducirlo descapotado en invierno. Ya que ahora la parte inferior del reposacabezas tiene salidas de calefacción para el cuello (opcional). También por primera vez en un Serie 4 Cabrio se ofrecen los asientos ventilados (esta vez lo agradeceremos en verano), y además contamos con un Head-Up Display que ofrece un 70% más de área de proyección comparado con el anterior Cabrio.
En cuanto a pantallas, el Live Cockpit Plus ofrecido de serie cuenta con un cuadro de relojes de 5,1″ y una pantalla de infoentretenimiento de 8,8″, mientras que el Live Cockpit Profesional (opcional) descubre una pantalla de 12,3″ tras el volante y otra de 10,25″ para, entre otras cosas, la navegación basada en la nube con información en tiempo real.

Cuatro motores… de momento

La gama de motores se compone del diésel 420d y de las versiones de gasolina 420i, 430i y M440i xDrive. El primero utiliza la tecnología TwinPower Turbo para alcanzar 190 CV y 400 Nm de par, que le permiten alcanzar 236 km/h de velocidad punta y pasar de 0 a 100 en 7,6 s. Su consumo medio oficial es de 5,5-4,9 l/100 km y luce la pegatina Eco en el parabrisas gracias a su tecnología mild-hybrid de 48V.
Los 420i y 430i comparten un bloque de cuatro cilindros y 2,0 litros turboalimentado que en el primer caso deriva en 236 km/h y 8,2 s en el 0 a 100, y en el segundo se estira hasta los 250 km/h y 6,2 segundos.
Y como tope de gama encontramos el nuevo M440i xDrive con hibridación de 48V, primer Serie 4 Cabrio que se engloba en esa categoría a la que llaman M Performance y que supone mayor deportividad que los BMW ‘normales’, aunque menos que los M. En este caso hablamos ya de un motor 3.0 de seis cilindros en línea con 374 CV y 500 Nm de par máximo que dejan su velocidad en 250 km/h (limitada electrónicamente, por supuesto) y lo catapultan de 0 a 100 en 4,9 segundos.

8 velocidades y función Sprint

Esto respecto a los motores que llegan en este momento. Más adelante se sumarán a la gama el 430d de 286 CV y, cómo no, un M4 Cabrio para los que puedan costearse las mejores sensaciones deportivas mientras toman el sol.
De serie, el nuevo Serie 4 Cabrio equipa caja de cambios Steptronic de 8 velocidades. En opción (de serie en el tope de gama) este cambio se complementa con levas para el cambio, que giran solidarias con el volante y ofrecen un gran tacto de solidez, y con una nueva y sorprendente función ‘Sprint’: si necesitas acelerar con rapidez, mantienes la leva izquierda durante dos segundos y el cambio engrana la marcha que más le conviene para que el coche salga disparado.

Toma de contacto

En nuestra toma de contacto por los alrededores de Madrid hemos conducido la versión 420d y hemos sentido varias de sus virtudes. Es evidente que no se trata de un coche ligero como un Serie 2 (pesa 1,8 toneladas), pero la ganancia en el ancho de vías, la posición más baja del centro de gravedad y el perfecto reparto de pesos entre los dos ejes (50-50) han surtido un efecto beneficioso.
Y eso sumado a otros ‘trucos’, como la caída más negativa de las ruedas delanteras en comparación con un Serie 3 y el aumento en la rigidez de la carrocería de un 4% respecto al anterior Cabrio, hacen que no se noten movimientos molestos de la carrocería y que el coche entre rápido en las curvas, con enorme obediencia y ‘sin quejas’.
El Cabrio que BMW fabrica en Dingolfing (Alemania) no genera un revuelo molesto sobre tu cabeza cuando lo conduces descapotado. Al menos a velocidades ‘sensatas’ y con el deflector de viento (opcional) que ocupa el lugar de las plazas traseras y podemos guardar tras los respaldos posteriores cuando no lo estamos utilizando. Incluso podríamos haber mantenido una conversación con un acompañante, en caso de que el Covid no existiera y se hubiese organizado la presentación del modelo con dos personas por coche.

Cargado de tecnología

Así, habríamos tenido alguien con quien comentar las nuevas incorporaciones en materia de tecnología, entre las que se incluyen de serie el Parking Assistant. El coche invierte las últimas maniobras que hicimos al aparcar, de forma que sale por ejemplo de un parking estrecho sin miedo a los roces. El sistema de detección de señales de tráfico; el aviso de colisión frontal con activación de los frenos. O, en opción, un Driving Assistant Professional con función de navegación activa y un asistente que nos avisa de cuál es el carril más adecuado en caso de atasco.
Sin tener en cuenta el paquete opcional Innovation que montaba nuestra unidad de pruebas (por 3.993 euros incluye Head-Up Display, luces láser, luz de carretera automática, control de crucero activo y Driving Assistant), el 420d Cabrio tiene un precio de 58.250 euros. Si lo queremos de gasolina, las tarifas se quedan en 57.300 euros para el 420i, 61.400 para el 430i y 83.400 para el M440i xDrive.

Compartir noticia

Etiquetas:
BMW BMW Serie 3 BMW Serie 4 BMW Serie 4 Coupé Cabrio
Entrevista a Javier Morcillo, director de la Escuela Española de Pilotos: “Formación más tecnología es un mix imparable” Anterior
Siguiente La etiqueta medioambiental B, fuera de la nueva señal de Zona de Bajas Emisiones de la DGT
Ver coches por marca:
Abarth
Alfa Romeo
Aston Martin
Audi
Bentley
BMW
Cadillac
Citroen
Cupra
Dacia
DFSK
Drexel
DS
Ferrari
Fiat
Ford
Honda
Hyundai
Infiniti
Jaguar
Jeep
Kia
Land Rover
Lexus
Mahindra
Maserati
Mazda
Mercedes-Benz
MINI
Mitsubishi
Nissan
Opel
Peugeot
Porsche
Renault
Seat
Skoda
Smart
SsangYong
Subaru
Suzuki
Tesla
Toyota
Volkswagen
Volvo
Noticias relacionadas
Recibir noticias