Actualidad y videopruebas niw.es

BMW M5 2021: la berlina deportiva alemana, aún más efectiva

BMW M5 2021: la berlina deportiva alemana, aún más efectiva

BMW retoma la normalidad con fuerza. Tras presentar el Serie 4 Coupé ahora le toca el turno de la renovación a otro estandarte de la deportividad: el BMW M5 2020. Una puesta al día que, pincelada por aquí y pincelada por allá hace aún mejor a la mejor berlina deportiva del mercado.

Porque el M5 2020 se ha hecho unos ‘retoquitos’ por fuera, recibe una pantalla digital de mayor tamaño en su interior y, sobre todo, afila su dinámica con modificaciones que tienen su importancia. Porque lo que no cambia son los motores que catapultan al M5 a lo más alto en prestaciones: el 4.4 V8 turbo en dos versiones: 600 CV y 625 CV para el M5 Competition.

Las prestaciones se mantienen respecto al anterior M5: 3,4 segundos para pasar de 0 a 100 km/h (una décima más que el anterior) y una velocidad máxima de 305 km/h… si pedimos el paquete M Driver’s Package opcional.

A semejanza del nuevo Serie 5

La punta de lanza de la gama Serie 5, que anunció su renovación hace unas semanas, adopta sus mismas características estéticas. Es decir, una nueva parrilla con riñones de mayor tamaño (aunque sin llegar a los extremos del Serie 4) y, para esta variante ultraprestacional, un paragolpes agresivo con tomas de aire más grandes en su parte inferior. Los faros led con firma visual en L completan su nuevo frontal.

Detrás, llaman la atención los pilotos enmarcados en negro, un paragolpes rediseñado y las cuatro salidas de escape flanqueando al difusor. Y en el lateral, se mantienen las características branquias que identifican su carácter de atleta.

El M5 Competition se diferenciará por los detalles en negro en la parrilla, branquias laterales, retrovisores o, atrás, en el spoiler que remata la tapa del maletero. Además, por supuesto, de llantas más grandes (de 20″ en lugar de 19″) y de los logos M5 Competition que lucirán con orgullo sus afortunados propietarios. En lo que no se ve, un escape deportivo y soportes de motor específicos le diferencian del M5 ‘a secas’.

Dentro, el gran cambio viene por la adopción de la pantalla central de 12,3 pulgadas. Hay pocos botones, pero uno de ellos es clave: el que nos permite cambiar la configuración del M Mode para los sistemas de asistencia: en el Road permanecen activados y en el Sport podemos prescindir de algunos de ellos, como las intervenciones automáticas en la dirección o los frenos.

Otros dos botones clave son los M1 y M2, en los que podemos almacenar dos configuraciones diferentes y personalizadas del coche en un montón de parámetros: desde la respuesta del gas a la acción del ESP pasando por la rapidez de la dirección o la dureza de los amortiguadores.

Además de pilotarlo, hay que saber configurarlo para cada situación. Porque la dureza de amortiguación puede oscilar entre Confort, Sport y Sport + (este último calibrado especialmente para la pista); la dirección puede configurarse en modo Comfort o Sport. El motor, por su parte, puede funcionar con tres programas (Efficient, Sport y Sport +)… y por si fuera poco, en los Competition podremos contar con un M Mode adicional a los ya mencionados Road y Sport: el Track, pensado únicamente para circuito porque desconecta todas las ayudas a la conducción y deja todo en manos del piloto.

Tracción integral inteligente

No cambian los motores y tampoco lo hace una de sus características principales, introducidas en 2017: el sistema M xDrive inteligente. Básicamente significa que podemos elegir entre una configuración de tracción total (4WD) o propulsión trasera (2WD), a nuestro gusto y según el tipo de conducción que tengamos que ejecutar en cada momento.

Una de las claves del nuevo M5 son sus nuevos amortiguadores, heredados del BMW M8 Gran Coupe que según el fabricante mejoran su comportamiento al límite manteniendo un alto grado de confort (teniendo en cuenta que hablamos de una berlina muy radical). En el Competition, además, reciben una puesta a punto específica para su mayor potencia y para la menor altura al suelo (se reduce en 7 mm).

Como es tradición en los M5, hay materiales ligeros en su ‘esqueleto’: capó de aluminio, techo de carbono… sin olvidarnos de los frenos M de material compuesto (de serie en las dos variantes) que, además de mayor potencia de frenada, reduce el peso total en 23 kilos.

Compartir noticia

Etiquetas:
Berlinas BMW BMW BMW M5 BMW Serie 5 Deportivo
Jaguar F-Pace, un felino en su hábitat natural Anterior
Siguiente Toyota Corolla saca su vena más radical
Ver coches por marca:
Abarth
Alfa Romeo
Aston Martin
Audi
Bentley
BMW
Cadillac
Citroen
Cupra
Dacia
DFSK
Drexel
DS
Ferrari
Fiat
Ford
Honda
Hyundai
Infiniti
Jaguar
Jeep
Kia
Land Rover
Lexus
Mahindra
Maserati
Mazda
Mercedes-Benz
MINI
Mitsubishi
Nissan
Opel
Peugeot
Porsche
Renault
Seat
Skoda
Smart
SsangYong
Subaru
Suzuki
Tesla
Toyota
Volkswagen
Volvo
Noticias relacionadas
Recibir noticias