Actualidad y videopruebas niw.es

Así consigo un ‘km 0’ con el Plan Renove

Así consigo un ‘km 0’ con el Plan Renove

Voy a aprovecharme de las ventajas del Plan Renove para rejuvenecer mi ‘flota’ automovilística, consistente en un solo vehículo, un Opel Corsa diésel de 1999. Todavía cumple su función después de 300.000 kilómetros, pero ni lo voy a vender ni le voy a sacar un duro. Su último servicio será ahorrarme un dinero al comprarme un coche de los que veo en la plataforma online Niw, vehículos con tecnologías más avanzadas y algunos prácticamente sin rodaje previo. Viajaré más cómodo, seguro y reduciendo las emisiones de gases y partículas a la atmósfera.

Además, el Plan se extingue el 31 de diciembre o cuando se acaben los 250 millones que aporta el Estado, así que debo darme prisa. Ya se han cursado más de 110.000 solicitudes y el Gobierno empieza a tramitarlas el 20 de octubre.

En las primeras informaciones a cuentagotas sobre este plan, el vehículo de ocasión aparecía como la ‘Ceninicenta’ de la automoción, pero el Gobierno se convenció de que este sector es importante para rebajar la edad media de nuestro parque automovilístico, casi 13 años, algo vital para avanzar en los objetivos en cuanto a ambiente, siniestralidad y lesiones.

Para que mi nuevo coche de ocasión entre en el Plan Renove tiene que haber sido matriculado este año. Veo que hay bastante oferta. Bien. Y mi Corsa solo ha tenido un dueño, yo. Así que sirve para el canje, porque el Gobierno exige que el coche destinado al achatarramiento haya sido propiedad del beneficiario de la ayuda al menos durante el último año.

En el buscador de Niw me aparece un atractivo Ford Puma ‘kilómetro cero’  de gasolina y automático  que cuesta 22.900 euros, 2.000 menos si opto por financiarlo con la plataforma. ¿El Plan Renove? Puedo acogerme, porque el coche tiene un precio inferior a los 35.000 euros. Siendo de gasolina sin hibridación, tendrá la etiqueta C de la DGT, así que al menos me haré acreedor a 400 euros y 500 más por achatarrar un coche de 20 años cumplidos. Pero hay que consultar la calificación de eficiencia del Ministerio de Transición Ecológica. A través de la página web del IDAE me llevo una alegría: a este Puma le corresponde la calificación energética A, así que la ayuda oficial se dobla a 800 euros, los mismos que me tiene que ofrecer el concesionario, así que serían 2.100 contando el coche viejo entregado. De 22.900 pasaríamos a 20.800 euros al contado. El ahorro, sin contar el descuento por financiación de Niw, repercutirá el año en mi próxima declaración patrimonial con su correspondiente gravamen fiscal, que no será gran cosa.

Si mi opción hubiera sido un eléctrico puro, un híbrido enchufable con al menos 40 km de autonomía a baterías (etiqueta Cero) y un precio no superior a los 45.000 euros, el Gobierno me descontaría 4.000, el fabricante otros 1.000 y mi viejo coche me reembolsaría los ya citados 500. Así que serían 5.500 euros de rebaja para estrenarme como eléctrico.

Si me hubiera convenido comprarme un híbrido sencillo (etiqueta Eco) matriculado este año, la ayuda oficial habría oscilado entre los 1.200 y los 2.000 euros entre lo que prima el Gobierno y el fabricante, más los 500 euros por el Corsa para desguace: así que entre 1.700 y 2.500 euros de rebaja.

Estos números se aplican a un particular que quiera cambiar de coche, porque para las pequeñas y grandes empresas hay ayudas adicionales dependiendo del vehiculo que necesiten.

Compartir noticia

Etiquetas:
KM0 Plan Renove
Neumáticos de invierno: el ‘abrigo’ de la seguridad Anterior
Siguiente Tecnología Usar Android Auto o Apple CarPlay afecta más a la conducción que el alcohol o el cannabis
Ver coches por marca:
Abarth
Alfa Romeo
Aston Martin
Audi
Bentley
BMW
Cadillac
Citroen
Cupra
Dacia
DFSK
Drexel
DS
Ferrari
Fiat
Ford
Honda
Hyundai
Infiniti
Jaguar
Jeep
Kia
Land Rover
Lexus
Mahindra
Maserati
Mazda
Mercedes-Benz
MINI
Mitsubishi
Nissan
Opel
Peugeot
Porsche
Renault
Seat
Skoda
Smart
SsangYong
Subaru
Suzuki
Tesla
Toyota
Volkswagen
Volvo
Noticias relacionadas
Recibir noticias