Actualidad y videopruebas niw.es

Alfa Romeo Tonale: ¿qué virtudes tiene comparado con sus rivales?

Alfa Romeo Tonale: ¿qué virtudes tiene comparado con sus rivales?

Existen razones de peso para que Alfa Romeo esperara un modelo como el Tonale con cierta ansiedad. No solo por los atributos que prometía, sino porque ha venido a cubrir un hueco, el de los SUV de tamaño medio, que en este caso multiplicará el número de personas que se acerquen al concesionario Alfa Romeo.

Podemos decir, por hacer una breve introducción, que se trata de un modelo de 4,53 metros de largo, 184 de ancho y 1,60 de alto que llega con motores híbridos ligeros de 130 y 160 CV de gasolina y diésel de 130 CV, a la espera de que llegue la futura versión híbrida echufable de 275 CV. Y aterriza con ciertas aspiraciones ‘premium’, más que nada por una cuestión de estilo que en los Alfa Romeo siempre resulta vital.

Prestaciones ‘razonables’

Las versión de 130 CV, por cierto, llega con la posibilidad de alcanzar consumos que rondan los 6,0 l/100 en autovía (si vas a ritmo legal, claro) y unas prestaciones que no darán que hablar, pues se quedan en 10 segundos en pasar de 0 a 100 y 195 km/h de velocidad punta.

Pero, ¿qué puntos fuertes tiene el nuevo modelo italiano frente a sus más directos competidores? La respuesta es varias, que vamos a tratar de resumirte para que te hagas tu propia composición de lugar.

Aspecto diferenciado

Diferenciarse casi siempre trae ventajas, y en este sentido el Alfa Romeo es un modelo con una personalidad estética muy reconocible desde el primer vistazo. Y como son tantos los modelos que concurren en este segmento, diferenciarse siempre es una ventaja. En este caso se reconoce al primer momento como un Alfa Romeo, un coche que parece haber sido diseñado para que la vista se recree contemplándolo (lo hemos tenido una semana y hemos comprobado que llama bastante la atención).

Juegan a su favor la firma lumínica delantera, que describe tres grupos de ledes a cada lado (recuerda al legendario Alfa Romeo SZ de 1989); la línea lumínica que une ambos pilotos y las espectaculares llantas de 20″ con estilo ‘dial telefónico’ tan típico de Alfa Romeo.

Interior muy atractivo

El flechazo al abrir las puertas está servido. Primero por los asientos de corte deportivo con tapizado de Alcantara, que resultan bastante cómodos, y segundo porque el salpicadero combina la modernidad y la tradición sin dejar de ser práctico. La modernidad le viene por las dos pantallas digitales (de 12,3″ y configurable tras el volante; de 10,25″ y aspecto flotante la de infoentretenimiento), además de por unas molduras de aspecto metálico con retroiluminación que se encienden en cuanto encendemos el contacto.

La tradición le viene por las dos semiesferas de la cúpula del cuadro de relojes, algo sin lo cual no se entendería al volante que un Alfa es un autentico Alfa. Y el enfoque práctico viene cuando quieres manejar el climatizador o los modos de conducción (con el mando dna, que por cierto no permiten grandes diferencias en cuanto a la respuesta del coche) y descubres que no tienes que ir para ello a la pantalla, porque para lo primero tienes un buen número de teclas físicas y para lo segundo un práctico mando giratorio.

Se puede mover solo con el motor eléctrico

La versión básica del Tonale equipa un grupo propulsor híbrido formado por un motor de gasolina de 4 cilindros y 1,5 litros, al que acompaña un sistema eléctrico de 48V que proporciona 20 CV y se alimenta de una pequeña batería de menos de 1 kWh (0,77, para ser precisos).

La ventaja respecto al motor eléctrico es que no solo sirve para moverse unos metros en el garaje y dar un impulso extra si quieres darle al coche ‘un pisotón’, sino que de por sí es capaz de desplazar al Tonale durante varios centenares de metros en las típicas situaciones urbanas de tráfico lento. Eso sí, en cuanto superas los 30 km/h se activa el motor térmico.

Tiene el distintivo ‘Eco’

Como buen híbrido no enchufable, cuenta con la Etiqueta ‘Eco’ de la DGT, que en dependiendo de las localidades permite aparcar con descuentos, acceder a zonas con restricciones de emisiones, utilizar carriles especiales, etc.

En el centro no se va nada mal

El Tonale es un coche con una acusada ‘posición de anfiteatro’ para la segunda fila, cuyos ocupantes ven bastante bien el paisaje y la carretera que tienen por delante. Y la plaza central tiene la ventaja de que no está más elevada que las laterales y por tanto no te encuentras como si te hubieran obligado a sentarte en el apoyabrazos del sofá de tu casa. Un largo viaje en esta posición central no será nunca ningún suplicio.

Un buen maletero

Da gusto verte en la necesidad de llevar bastante equipaje y comprobar que el maletero del Tonale no es un problema, sino un aliado. Ofrece 500 litros de capacidad, cuenta con dos alturas posibles para su plano de carga y tiene unas formas muy cuadradas y limpias. No puede crecer adelantando la segunda fila de asientos porque ésta no se desliza mediante raíles, así que si se necesita más espacio hay que abatir el respaldo posterior, partido en una proporción 60/40.

Esas fantásticas levas

Qué placer es manejar unas levas que no son dos pequeños salientes de plástico que nacen del propio volante… En el caso del Tonale, como es de esperar en un Alfa, se trata de dos piezas de aluminio que salen de la propia columna de la dirección y que tienen un tacto de accionamiento muy sólido y muy deportivo. Además, permiten manejar el cambio de doble embrague y 7 velocidades en curvas cerradas con el volante muy girado, ya que son bastante grandes.

Comportamiento a la altura

El Alfa Romeo Stelvio es una referencia en materia de comportamiento. Parte para ello de la plataforma Giorgio, que es la misma que emplea el Maserati Grecale (otra referencia en comportamiento deportivo dentro del segmento SUV). Por eso, cuando supimos que el Tonale no utilizaba esta plataforma teníamos dudas sobre el poso de sensaciones que nos dejaría después de afrontar una carretera revirada.

Por suerte estas dudas se han resuelto favorablemente: su dirección tiene un muy buen tacto, el eje delantero resulta bastante fiel obediente cuando lo sometemos a un cambio brusco de dirección y las suspensiones no dejan que la carrocería se balancee de forma molesta. Es decir, es digno de llevar el distintivo de Alfa Romeo en su calandra (la berlina Giulia también es un ejemplo en este sentido).

Lo menos bueno

Pero no vamos a dejar de hablar del Tonale sin mencionar el aspecto en el que menos destaca. Se trata de la amplitud en las plazas traseras. Que no cunda el pánico; con 1,80 metros de estatura todavía te sientes cómodo porque ni te roza la cabeza en el techo ni las rodillas en los respaldos delanteros, pero andas menos sobrado en estas dos medidas de lo que es habitual en este segmento.

Y también queremos mencionar aunque sea de pasada los elementos de seguridad que incorpora de serie esta versión Edizione Speciale, la primera en llegar al mercado: lector de señales de tráfico, detección de cansancio del conductor, asistente de salida de carril, frenada de emergencia con detección de peatones, aviso de colisión frontal, control de velocidad adaptativo, etc.

Todo ello por un precio de 39.000 euros, aunque es posible hacerse con un Tonale en el más sencillo acabado Super por 36.250 euros.

Compartir noticia

La venta de coches nuevos vuelve a niveles de la crisis Anterior
Siguiente Hyundai y Rolls-Royce se unen para subir hasta el cielo
Ver coches por marca:
Abarth
Alfa Romeo
Aston Martin
Audi
Bentley
BMW
Cadillac
Citroen
Cupra
Dacia
DFSK
Drexel
DS
Ferrari
Fiat
Ford
Honda
Hyundai
Infiniti
Jaguar
Jeep
Kia
Land Rover
Lexus
Mahindra
Maserati
Mazda
Mercedes-Benz
MINI
Mitsubishi
Nissan
Opel
Peugeot
Porsche
Renault
Seat
Skoda
Smart
SsangYong
Subaru
Suzuki
Tesla
Toyota
Volkswagen
Volvo
Noticias relacionadas
Recibir noticias